martes, 14 de agosto de 2007

Compartir el pan entre hermanos


El dirigente de la Asamblea de Gualeguaychù Jorge Fritzler levantò una polvareda importante en Uruguay amenazando con actos de terrorismo cuando empiece a funcionar Botnia. (ver aquì)

Fritzler dijo que "existen movimientos que comenzaron a trabajar al margen de la Asamblea de Gualeguaychú, manejando la idea de atentar contra la planta" y explicó que se habla de meter explosivos: "un pan de trotil dentro de un tronco haría volar la planta de chipeado. Me han informado que se puede accionar por calor o fricción".

Fritzler también dijo que "las barcazas que transportarán la celulosa desde Fray Bentos a Colonia, constituyen uno de los objetivos de la lucha por el río Uruguay".

Era de esperar. Los gobiernos fueron incompetentes para armar un ambiente de negociacion creible y los "ambientalistas" abandonados a su suerte - solos y derrotados en el puente - tienden a enloquecer.

Los uruguayos solo quieren que les liberen el puente. El gobierno argentino se conforma con adular a los asambleistas y esperar que se desgasten y los asambleistas quieren tirar panes de trotil.

De controlar a Botnia ni hablemos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad que esto sería lo único que nos falta. Vamos bien, esto es el cambio, terminar en una especie de guerra de (in)civiles con Uruguay... mientras, los funcionarios de ambos países se van a conversar con el "Facilitador" español a Nueva York.

RECOMENZAR dijo...

Muy lindo tu blog tiene aroma argentino.Gracias por tus palabras y yo por supuesto volvrté me encantaron tus letras

Opiniones Independientes dijo...

Ya que hay un fallo condenatorio del Tribunal de la Haya en el caso que la pastera supere los límites de contaminación permitidos. ¡Por qué alguna vez no nos ajustamos a derecho y esperamos a ver si como dicen ellos la contaminación va a ser mínima? Y si eso no ocurre solicitaremos que se apliquen las medidas que haya que aplicar.